[vídeo]: Historia de la Biblioteca Complutense de la Universidad Complutense de Madrid

Esta vez nos vamos de “viaje” todos los documaniacos, nos vamos a recorrer la historia de la Biblioteca Complutense de la Universidad Complutense de Madrid.

Pasado y futuro en una de las más importantes Universidades españolas, y por supuesto, una de las bibliotecas más importantes con las que contamos en España, de importancia internacional.

biblioteca_ucm

La Universidad Complutense de Madrid recibió esta denominación por ser la sucesora de la fundada por Cisneros en Alcalá de Henares a fines del siglo XV y principios del XVI. El “Reglamento general de instrucción pública” de 1821, durante el trienio constitucional, creó la Universidad Central trasladando a Madrid la de Alcalá, de la que incorporaba sus enseñanzas, su profesorado y su biblioteca, inaugurándose solemnemente en 1822, y la instalación de la Universidad en Madrid quedó definitivamente reconocida por la Real Orden de la Reina Regente de 29 de octubre de 1836.

Procedencia de los fondos:

La Universidad Complutense de Madrid es pues la heredera de las diversas instituciones y establecimientos educativos que conformaron la enseñanza universitaria madrileña en los últimos cinco siglos y su historia explica la procedencia y características de las colecciones bibliográficas que integran su biblioteca.

El Colegio Mayor San Ildefonso, fundado por el Cardenal Cisneros en Alcalá de Henares a finales del siglo XV, tuvo una importante biblioteca que el propio Cardenal se preocupó de dotar de acuerdo a las enseñanzas impartidas y a la necesidad de fuentes para la edición de la Biblia Políglota Complutense. En torno al Colegio Mayor pronto empezaron a fundarse nuevos colegios menores con surtidas bibliotecas y todas ellas fueron transferidas a la Universidad de Madrid cuando se llevó a cabo su creación en 1836.

El Colegio Imperial de los Jesuitas, fundado en Madrid en 1609 fue, debido a la ausencia de universidad en la capital, el centro más importante de enseñanza de la nobleza madrileña hasta la expulsión de la Compañía de Jesús en 1767. Desde su fundación se puso un especial interés por reunir una biblioteca bien dotada con tratados y obras científicas de todas las materias lo que la convirtió en una de las bibliotecas más importantes de Madrid en la época de los Austrias. Tras la expulsión de los Jesuitas, el Colegio pasó a denominarse Reales Estudios de San Isidro el cual, en el año 1845 y con la reforma del Plan Pidal, se incorporó a la Universidad Literaria de Madrid.

imgportada

El Real Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos, fundado por Carlos III en 1785, fue el centro más importante de enseñanzas médicas en España hasta su conversión en Facultad de Medicina en 1843. En 1799 se unió al Real Estudio de Medicina Práctica y las bibliotecas de ambas instituciones, de cuya formación se había tenido siempre un especial cuidado, se fusionaron formando una riquísima biblioteca.

Junto a estas tres grandes instituciones otros centros se unieron también a la Universidad y junto a ellos sus bibliotecas: el Real Colegio de Farmacia de San Fernando, la Escuela de Veterinaria, la Escuela Superior de Diplomática o la Escuela Superior de Pintura, Escultura y Grabado.

Sin embargo no han sido sólo las procedencias institucionales las que han enriquecido la actual colección de la Biblioteca Histórica. Entre otras muchas procedencias personales podemos destacar las bibliotecas de la Condesa de Campo de Alange, iniciada en el siglo XVIII, Juan Francisco Camacho (1817-1896), Anastasio Chinchilla (1801-1876), Rafael Conde y Luque (1835-1922), Antonio Hernández Morejón (1773-1836), Pedro Sáinz de Baranda (1797-1853), Julian Sanz del Rio (1814-1869), Luis Simarro y Lacabra (1851-1921), Rafael de Ureña y Smenjaud (1852-1930) José Simón Díaz, etc. En el año 2006 ha ingresado en la Biblioteca Histórica la última de las grandes colecciones privadas, la del médico bibliófilo Francisco Guerra, especialmente rica en historia de la medicina, libros de viajes e imprenta mexicana.

fotoblog1965

Tan rico patrimonio necesitaba de una instalación que garantizase tanto su conservación como su utilización con fines científicos. A tal efecto se creó, en el año 2000, la Biblioteca Histórica centralizando los fondos antiguos de todas las facultades en el edificio, construido en 1928 a expensas de don Ramón Pelayo de la Torriente, Marqués de Valdecilla, en la calle del Noviciado, anejo al de la antigua Universidad de la calle de San Bernardo, que fue totalmente remodelado y acondicionado.

cisne

La Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid es la segunda biblioteca de Madrid en cuanto a volumen de libros anteriores al siglo XIX, después de la Biblioteca Nacional, y ocupa indudablemente un puesto entre las cinco primeras bibliotecas de España. La colección bibliográfica está compuesta de unos 3.000 manuscritos, 725 incunables, y un volumen de impresos de los siglos XVI a XVIII que se aproxima a los 100.000. Posee también una pequeña colección de grabados sueltos y libros de estampas.

¡Despegamos y comenzamos el viaje y feliz fin de semana!

Fuente: Historia de la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid, Madrid, Universidad Complutense, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s