Entrevista Luis Segura Hechavarria

Una nueva entrevista profesional de Documanía 2.0 ve la luz y en esta ocasión le toca el turno a Luis Segura Hechavarria.

Luis Segura Hechavarria es Licenciado en Bibliotecología y Ciencias de la Información por la Universidad de La Habana. Tiene un Master Internacional en Bibliotecas Digitales realizado en las  universidades europeas de Tallin; Universidad de Parma y el Instituto Superior de Ciencias Aplicadas de Akershus y Oslo en Noruega. Obtuvo el Diploma de Estudios Avanzados correspondiente al programa de doctorado en Información y Documentación de la Universidad de Salamanca. Ha recibido varias becas de organizaciones internacionales, fundaciones privadas y gobiernos europeos. Tiene experiencia como bibliotecario, archivero y documentalista. Es un gran profesional con una gran trayectoria y actualmente desempeña las funciones de  archivero de la Secretaría de la Carta de la Energía en Bruselas.

luis

Una vez realizadas las presentaciones sólo nos queda conocer a Luis un poco más, ¿Y que mejor manera de hacerlo que a través de la entrevista?

P: Luís, ¿Por qué no nos cuentas brevemente un poco acerca de ti, tu formación y tus experiencias para conocerte un poquito mejor?

R: Ante todo quiero darle las gracias al equipo de Documania 2.0 por permitirme compartir este espacio con vosotros y el resto de vuestros seguidores que según veo que cada vez somos más. Daros las  gracias también, por crear y mantener actualizado este blog con interesantes temas para los profesionales de la información. Presentarse a sí mismo a veces es un poco difícil, pero ya que no me queda otra… intentaré resumir en pocas palabras quién es Luis Segura. Pues diría que un joven bibliotecario lleno de inquietudes, polémico y amante de su profesión y si tuviera que escoger una palabra que lo defina, esa seria sin dudas, CONSTANTE.

Soy un cubano fruto de la década del 80, pero que por motivos profesionales una vez graduado de Bibliotecología y Ciencias de la Información en la Universidad de Las Habana, mi vida comenzó a ser una aventura que me ha llevado a recorrer un poco de mundo ya sea por placer, estudio o trabajo. También soy español por adopción, por lo que tengo a España como mi segunda tierra, pero pudiera decir que mi vida es un híbrido ya que tengo un poco de aquí de allá y de todo lo que he ido aprendiendo en el camino.

P: ¿Cómo definirías el DILL? ¿Cómo conociste ese máster internacional y qué puedes contarnos de tu experiencia?

R: Lo definiría como una experiencia que dio un cambio radical en mi vida y no solo porque me aportó un background profesional en el área de las bibliotecas digitales y me abrió las puertas a Europa, sino porque también me dio la oportunidad de probarme a mí mismo. Fue un reto desde el mismísimo momento en que decidí apostar por esa aventura hasta el último día, pero siempre estuve convencido de que quería vivirla y podría con ella. Ciertamente ha sido una experiencia que me ha marcado positivamente y me arriesgaría a asegurar que ha sido una de las mejores que he vivido hasta hoy en todos los sentidos.

¿Cómo supe de este master? Pues… en un momento en que la crisis comenzó a azotar a España y me quedé desempleado, entonces decidí que la opción era buscar formación fuera que me permitiera seguir avanzando profesionalmente, y pensé en formación porque era consciente de que mi nivel de inglés no era lo suficientemente bueno como para enfrentarme al mercado laboral cualificado en otro país. Por ello decidí aplicar a una beca del programa Erasmus Mundus de la Unión Europea ya que tampoco tenía una economía que me respaldara para poder hacer frente a estos estudios.

Al terminar mi contrato en España en un proyecto de catalogación de documentos en el Ministerio de Trabajo e Inmigración, me fui en menos de un mes a Portugal por una estancia de investigación a la Universidad de Coimbra, intentando explorar también el mercado laboral allí, pero descubrí que Portugal estaba en condiciones similares a España, y es por ello que desde allá apliqué a la beca Erasmus Mundus para hacer el master DILL. A los pocos meses me regresé a España, conseguí un trabajo bastante bueno dentro de lo que se podía aspirar aunque igual de temporal que los anteriores. Una vez allí me confirmaron que me habían concedido la beca, ya la suerte estaba echada y quería vivir la experiencia. Estuve trabajando en el Archivo de la Guardia Civil hasta el mismísimo día que me iba a Noruega que recuerdo fue un 17 de agosto de 2010.

Era consciente que mi vida iba a cambiar radicalmente. En pocas horas aterricé en un nuevo país, algo desorientado, con un clima diferente, nuevas costumbres, un nuevo idioma, un nuevo sistema educativo y solo traía conmigo dos maletas y la ilusión de un sueño. A partir de entonces recorrí los 22 meses más intensos de mi vida. Viajé y estudié en tres universidades europeas y empecé a vivir una experiencia multicultural interesantísima, era un máster con 19 estudiantes de 18 nacionalidades diferentes del todo el globo. Tuve la oportunidad de tener reconocidos profesionales de la IFLA como profesores y de las más variopintas universidades de cualquier confín del universo, desde Australia, Canadá, Estados Unidos, Alemania, Finlandia hasta la lejana Nueva Zelanda. DILL para mí fue una escuela no solo en el plano académico, sino que también me ayudó a mejorar mis habilidades con el inglés y a enfocar la vida diferente, a ser más abierto y a aprender de cada simple detalle que me podía encontrar en la persona menos pensada o lugar. Cuando hablo de esto y miro atrás de lo que fueron estos dos años, realmente me emociono y agradezco a la vida por haberme dado esta gran oportunidad…

dill_logo_final

P: Desde tu privilegiada perspectiva global de la profesión en España, Europa e Iberoamérica ¿Qué diferencias generales son las que más llaman tu atención?

R:  No creo que haya grandes diferencias en la profesión entre España, Europa e Iberoamérica pues los códigos de trabajo y conducta suelen ser bastante similares, básicamente si tuviera que citar algunas diferencias diría que estas podrían estar marcadas por los recursos disponibles y la accesibilidad a muchos de ellos.

De Latinoamérica, por ejemplo, me gusta que es un continente con más carencias económicas que el europeo y muchas veces los recursos elementales faltan, pero no se deja de hacer nada ni se para un servicio, es ahí cuando el ingenio de los profesionales se potencia.

De la Europa del norte me llama la atención la agilidad y facilidad de los servicios bibliotecarios, por ejemplo, como en cuestiones de escasos minutos consigues saciar la necesidad informativa que te ha llevado a esa determinada biblioteca.

Y de España…pues solo decir que la veo como un punto medio entre ambos continentes, que ha tomado tanto cosas buenas de ambos como que deja escapar otras que podrían aportarle mucho más. Por ejemplo, es evidente que España es un referente en la profesión para los países latinoamericanos y muestra de ello lo dan las buenas relaciones que se han establecido a lo largo de la historia en ambas direcciones, pero desde mi punto de vista, a pesar de España tener una localización privilegiada en Europa, no siempre la utiliza para intentar potenciar o expandir sus relaciones con el norte europeo. Tiene estupendísimos profesionales, pero muchos de ellos son desconocidos en Europa. Por ejemplo, en el máster DILL del cual os he hablado antes, tuve profesores de casi todos los rincones del planeta, y me asombraba que con lo extenso que es el idioma español y la cantidad de buenos profesionales que hay sobre todo en España, no hubo ni un solo profesor que impartiera una charla y mucho menos aparecieran en las bibliografías de los temas. Francamente eché de menos esto.

P: ¿Será por la cuestión idiomática? Quizás…

P: En este sentido, ¿Qué explicación nos ofreces tú sobre las Ciencias de la Documentación?

R: Teorizar sobre los conceptos de las Ciencias de la Documentación/Ciencias de la Información, Bibliotecología/Biblioteconomía, Archivología/Archivística pudiera ser un tema de nunca acabar y es algo que casi siempre trato de evitar, pero particularmente soy de los que defiende el concepto de las Ciencias de la Información en plural, porque considero que es el término más abarcador y que ahí pueden entrar todas estas ciencias afines, porque al final da igual de qué trabajes con información en una biblioteca, museo, archivo o centro de documentación, (en mi opinión) todos somos profesionales de la misma gran rama.

5

P: Tu trabajo de final de máster versó sobre la e-Inclusión ¿Puedes hablarnos un poco sobre ello? ¿Por qué elegiste este tema y que grandes conclusiones puedes arrojar sobre ello?

R: La verdad elegir el tema me costó un par de meses, lo cual para muchos pudiera parecer poco tiempo, pero para quienes teníamos la presión de terminar el trabajo final de máster en un semestre, era demasiado. Tenía claro desde un principio que quería investigar sobre el tema tecnológico y su accesibilidad, pues estando en e-Estonia pensé que no sería muy difícil y estaba convencido de que en la medida que fuera avanzando en mi investigación, me iría apasionando más y descubriendo cosas interesante, pues ya de hecho lo estaba con aquel país y muy sorprendido por todas las lecciones que día a día me daba en términos de accesibilidad a Internet, funcionabilidad de los servicios electrónicos, conectividad y cuestiones relacionadas.

Inicialmente pensé enfocarlo en cómo las personas con discapacidad interactuaban con el gobierno electrónico en Estonia, pero debido a las limitaciones de tiempo y a las barreras idiomáticas que podría encontrarme en el camino decidí hacer un estudio de caso aplicado a una biblioteca pública, pues consideraba interesante este tipo de institución ya que aquí confluyen diferentes tipologías de usuarios que podrían darme una visión más general e integradora de la sociedad en general y del tema en cuestión.

Mi trabajo versó finalmente sobre un estudio de caso enfocado a la implementación del concepto de inclusión digital en la Biblioteca Pública más grande del país, La Biblioteca Central de Tallin, que a su vez está compuesta por 17 bibliotecas sucursales ubicadas en los diferentes barrios de la capital estonia. (Todas ellas participaron en mi investigación. En este estudio se analizaron dos interesantes programas de inclusión digital llevados a cabo por estas bibliotecas. Los programas fueron dos cursos de capacitación informática impartidos por los bibliotecarios: uno para adultos mayores y otro para desempleados. Esta idea surgió a raíz de la crisis que golpeó a Estonia a mediados de 2008 y que propició que gran parte su población laboralmente activa quedara desempleada. Hubo muchas empresas que quebraron y personas que llevaban más de 15 años trabajando para ellas quedaron en total desempleo…

¿Y qué pasaba entonces? Pues que les tocaba enfrentarse a un nuevo mercado laboral, en el cual las tecnologías de la información habían irrumpido con fuerza y ya no era la sociedad de hace unas décadas atrás en la que encontrar un trabajo era más sencillo, y que podría valer incluso con una mera recomendación. Ahora los desempleados tenían que involucrarse en un complejo proceso de búsqueda y contratación a través de Internet, (incluso para las profesiones no cualificadas como podría ser jardinero, panadero, empleadas de hogar, o cualquier otra que os venga a la mente) y sucedía que muchos de ellos no sabían ni cómo hacer un curriculum o cómo rellenar un formulario online (porque hasta entonces nunca lo habían necesitado), es decir, se encontraban en total desventaja con el resto y en alguna medida excluidos digitalmente, a esto se les añadía que gran parte de esta población era ruso-hablante y no dominan el idioma estonio para hacer frente a estos procesos. Tened en cuenta que la población Estonia está compuesta casi un 40 % por rusos y que aunque actualmente no es un idioma oficial allí, mucha gente ha nacido y vivido toda su vida sin necesidad de hablar estonio, pues en la época comunista el ruso era obligatorio para todos y siempre fue ampliamente hablado, pero al ser Estonia ahora un país independiente y parte de la Unión Europea, cada vez se reconoce y se potencia más el idioma local. Las normas han cambiado de la noche a la mañana y el ciudadano de a pie a veces necesita su tiempo…

Por otro lado también se implementaron cursos a personas mayores, quienes empujados por una sociedad donde todo es electrónico hasta el voto, son conscientes de que necesitaban tener conocimientos informáticos elementales, ya sea porque viven solos y tienen nietos que viven en el extranjero y quieren hablar por Skype con ellos o porque sencillamente también quieren hacer sus operaciones electrónicas como el resto de los ciudadanos. Y que antes no habían tenido oportunidad de aprender estas cuestiones debido a su edad. Es aquí donde el papel de la biblioteca pública estonia y de los bibliotecarios ha venido a jugar un importante papel.

Hablar de lo que fue esta tesis para mi supondría una entrevista aparte porque fueron tantas las cosas interesantes que aprendí que necesitaría mucho tiempo para compartiros mi experiencia. Por eso os invito mejor a los que estéis interesados a echarle un vistazo en el siguiente enlace.

1 (1)

P: Después de ello la vida te llevó a trabajar a Bruselas como archivero para el Energy Charter Secretariat ¿Cuál es tu experiencia como documentalista-archivero en esta organización? ¿En qué consiste tu trabajo exactamente?

R:  Cuando terminé el Máster estaba convencido que quería trabajar en Bélgica o Luxemburgo y por ello decidí aplicar a ofertas de trabajo para esos países, en aquel entonces estaba aún viviendo en Estonia y tuve suerte que en la primera entrevista a la que me llamaron fui seleccionado de entre varios candidatos. Desde entonces mi experiencia ha sido muy interesante, reconozco que ha supuesto un desafío importante para mí en muchas áreas, pero el balance general ha sido más que gratificante a día de hoy.

También he tenido que dedicar muchas horas de empeño, tiempo para familiarizarme con el entorno, e incluso horas de estudio (cuando ya pensaba que esto formaría parte del pasado y no de la nueva etapa que se abría), también agradezco el apoyo de colegas y amigos que de vez en cuando he levantado el teléfono para hacerle alguna consulta o pedir un consejo y han estado ahí.

Mi trabajo hasta hoy día ha consistido en darle un adecuado tratamiento archivístico a la documentación generada por la organización desde su creación en 1991 hasta la actualidad, ya que jamás había existido la figura del archivero y se estaba acumulando documentación importante generada por los países signatarios y observadores, así como internamente por los departamentos de la ECS. La mayoría de estos documentos estaban dispersos por todas las oficinas y pasillos como en pequeños micro-archivos y cada quien los organizaba como le parecía más fácil sin tener ningún conocimiento de archivística; en la mayoría de los casos por un orden cronológico.

Este trabajo lo he tenido que ir haciendo todo paulatinamente, pero también con la presión de mostrar resultados visibles en la práctica sin que los procedimientos archivísticos pudieran sonarle a teoría estructurada a los directivos que buscaban resolver un problema y no están familiarizados con términos de la profesión, por lo que para ellos lo más importante no era el cómo hacerlo, sino conseguirlo en el menor tiempo posible. El trabajo ha sido muy intenso, como podréis imaginaros desde hacer un inventario de todos los documentos, hasta hoy día que me encuentro aun construyendo la serie documental de todas las Reuniones de las Conferencias realizadas por la Energy Charter, pero ahí sigo avanzando, aprendiendo y lo más importante, estoy contento.

P: Resulta llamativo como tras una formación especializada en bibliotecas has terminado desarrollando labores archivísticas  ¿Ha supuesto esto algún tipo de impedimento o dificultad?

R: Más que impedimento o dificultad, diría yo que ha sido un gran reto y oportunidad de lo cual he ido aprendiendo día a día. Yo soy de los que piensa que el verdadero profesional se hace sobre la marcha, la universidad solo te da herramientas y conocimientos generales que puedes tirar de ellos según lo vas necesitando, pero un buen profesional solo te hace la práctica cotidiana y para ello no solo necesitas tener el conocimiento de cómo enfrentar una determinada tarea, sino dominar una serie de habilidades y destrezas que se van aprendiendo por el camino en la medida que te vas exponiendo a diferentes situaciones. Estas habilidades comprenden tener capacidad de improvisar, mentalidad abierta al cambio, saber jugar diferentes roles dentro de un equipo y trabajar también de forma independiente, habilidad de organización y de cumplir con plazos estrictos, entre otras.

La verdad me siento afortunado de haber elegido una profesión que me ha preparado lo mismo para trabajar en un archivo, una biblioteca especializada, escolar, publica que en un museo o centro de documentación. Y aunque básicamente fui contratado para crear el sistema de gestión documental de la ECS, mis tareas no se han centrado en un enfoque puramente archivista, paralelo a esto también he comenzado recientemente a rediseñar lo que será la nueva biblioteca de la ECS y esto es un proyecto que francamente me tiene bastante ilusionado.

P: Por último, ¿te animarías a comentarnos resumidamente cómo es el día a día dentro de un organismo multinacional de la clase del Energy Charter Secretariat?

R: El día a día en la Energy Charter suele ser a veces más tranquilo, otras más movido, lo curioso a resaltar es que a pesar de que el idioma oficial de trabajo es el inglés a veces cierras los ojos o sencillamente estas en silencio desde tu oficina y puedes escuchar en los pasillos como la gente habla en ruso (mayoritariamente), o italiano, francés, neerlandés, alemán o cualquier otra inusual lengua como el kirguís.

Se suele trabajar en equipo pero cada quien tiene su propia oficina y el ritmo de trabajo te lo vas imponiendo tú mismo. La gente suele ser muy disciplinada con los plazos, pero a la vez, lo suficientemente flexible como para dejar un espacio a la improvisación, ya que os confieso que es una organización donde se improvisa mucho pero siempre se obtienen los resultados en tiempo y no es extraño ver a un funcionario después de las 7 de la tarde un viernes en su puesto de trabajo terminando un informe, aunque ciertamente el ambiente laboral es bueno y las condiciones también.

Desde Documania 2.0 solamente podemos decir una última cosa. Muchas gracias, Luis, por compartir esta increíble y envidiable experiencia con todos nosotros. Esperamos que, con ella, mucha gente que esté indeciso después de terminar la carrera, vea que hay proyectos muy interesantes y poco conocidos, que ayudan laboralmente a labrarse un futuro a grandes profesionales como tú ¡Nos vemos por Madrid!

2 Respuestas a “Entrevista Luis Segura Hechavarria

  1. Pingback: GESTION DE...

  2. Esta entrada fue publicada en Sin categoría por Asociación ABDM vía documania20.wordpress.com: en http://asociacionmdba.wordpress.com/2013/04/11/entrevista-luis-segura-hechavarria/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s