Entrevista a Ana Cabanes y Raquel Letón

Documania 2.0 entrevista en esta ocasión a Ana Cabanes y Raquel Letón, responsables  de la Biblioteca y del Archivo del Museo del Ferrocarril. Antes de compartir con vosotros la entrevista vamos a conocer un poco más a las protagonistas de hoy.

Ana Cabanes Martín

Ana Cabanes Martín

Ana es Licenciada en Historia Moderna por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Información y Documentación por la Universidad Carlos III de Madrid y por la Universidad Complutense de Madrid. Además, ha realizado diversos cursos de especialización en biblioteconomía, documentación y archivística. Actualmente trabaja en su tesis doctoral.

A nivel profesional ha desarrollado su carrera en la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, primero en la Asesoría Jurídica de Renfe, donde creó el servicio de biblioteca, y posteriormente en la Biblioteca Ferroviaria en la que desde 1998 ejerce las funciones de Jefa de Biblioteca y Documentación.

Además, ha colaborado en la creación y gestión de bibliotecas escolares y asociativas.

Podemos observar su trabajo, también, en las diversas colaboraciones y artículos para revistas y publicaciones especializadas en ferrocarriles y en patrimonio documental, en las que ha participado.

Raquel Letón Ruiz

Raquel Letón Ruiz

Raquel es Licenciada en Documentación por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y Diplomada en Profesorado de EGB en la Escuela Universitaria de Magisterio de Guadalajara (UAH); Curso de postgrado en Archivística por la UNED. Cursó estudios de Documentación con el programa ínter-universitario de doctorado de la Universidad de Alcalá y la Complutense.

A nivel profesional inició su actividad como documentalista en diferentes editoriales, en archivos municipales y en bibliotecas universitarias. Desde 1998 ha desarrollado su actividad como Jefa del Archivo Histórico Ferroviario de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, donde se encargó de su organización, automatización, digitalización, diseño de servicios documentales, desarrollo de aplicaciones de gestión archivística e implantación de flujos y procesos de trabajo en entornos de la documentación, así como en la elaboración de productos de difusión. Actualmente es Jefa de Conservación y Archivo Histórico Ferroviario en el Museo del Ferrocarril de Madrid.

Miembro desde la constitución en 2003 de la Asociación de Archiveros de la Comunidad de Madrid, actualmente es vocal de su Junta Directiva. Desde 2005 es coordinadora de las Jornadas Técnicas “ArchivoyMemoria” co-organizadas junto al Consejo Superior de Investigaciones Científicas. También ha impartido diversos cursos, seminarios y talleres profesionales y es autora de numerosos artículos, publicaciones y ponencias presentados en jornadas y congresos de ámbito nacional e internacional.

Es de destacar, además, su actividad investigadora en proyectos  relacionados con la gestión documental, clasificación, descripción, digitalización y el estudio de las fuentes documentales desde la perspectiva de la historiografía del ferrocarril en España.

Os presentamos, pues, esta entrevista de excepción que nuestras invitadas han realizado para todos nosotros. Es una entrevista muy completa y en la que podéis ver el trabajo que se realiza cada día en  los centros documentales del Museo.

P: ¿Cómo es el día a día en la Biblioteca y en el Archivo Histórico Ferroviario?

R: Pues, afortunadamente con mucho trabajo. Tanto en la Biblioteca como en el Archivo se realizan diariamente tareas muy diversas. Para las dos áreas es fundamental la atención a los usuarios, tanto de las peticiones que se realizan en la sala de consulta, como las que se producen a través de correo electrónico o telefónicamente. Con nuestro traslado al Museo han aumentado las visitas a nuestra sala, un hecho que es poco habitual en esta época.

Por otro lado, el personal técnico del Archivo y la Biblioteca se dedica diariamente a la realización de los trabajos técnicos de catalogación y descripción de nuestros fondos y colecciones, que son muy amplios y diversos. En la Biblioteca, por ejemplo, el mantenimiento de las publicaciones periódicas es un trabajo que necesita una dedicación diaria. Por otro lado, nos dedicamos a la catalogación retrospectiva de materiales y de colecciones especiales, como carteles, calendarios o efímeras y de fondos que hay que sacar a la luz para beneficio de los estudiosos del ferrocarril. En el Archivo las tareas administrativas abarcan casi la mitad del trabajo diario, luego hay que seguir con el día a día inventariando documentos, trabajando en programas de difusión, digitalización, etc.

También nos preocupa mucho el tema de la normalización, es un aspecto que los profesionales de este campo debemos cuidar especialmente y, aunque a veces lo urgente no deje espacio para lo importante, creemos que hay que trabajar en ello.

A todo este quehacer diario se unen las actividades de difusión que, en unos casos se generan en el área documental del Museo y, en otros casos, surgen en colaboración con otras áreas. Nuestra tarea fundamental es dar el apoyo documental que sea necesario. A lo largo del año solemos colaborar con asociaciones profesionales, ya sean ferroviarias, de documentación, de museos o cualquier otro ámbito, y hacemos aportaciones a congresos, jornadas o revistas.

El Archivo y la Biblioteca cuentan con más de veinticinco años de experiencia en la formación de alumnos en prácticas de distintas instituciones y universidades madrileñas en estudios de Archivística, Biblioteconomía y Documentación. Anualmente acogemos a estos estudiantes para que apliquen los conocimientos adquiridos durante su proceso educativo.

Por último, también nos ocupa bastante tiempo la elaboración de contenidos para la página web del Museo.

P: Sabemos que hace poco ha habido un traslado de las instalaciones… A grandes rasgos, ¿cómo se ha desarrollado el traslado del fondo a su nueva ubicación?

R: La verdad es que ha sido un proceso duro en cuanto al trabajo requerido, pero que ha merecido la pena. La decisión de integrar la Biblioteca y el Archivo Histórico Ferroviario en el Museo ha tenido su finalidad cumplida: unificar todo el patrimonio documental e industrial de carácter histórico bajo un mismo techo, en nuestro caso, la marquesina de la histórica estación de Delicias, y con ello poder facilitar a la Sociedad el acceso a un ingente acervo patrimonial.

Hemos tenido que mover y reubicar más de 4.000 metros lineales de documentación y, aunque lo teníamos todo bastante bien organizado, siempre surgía algún problema, pero al final siempre tenía una solución. No se trataba de un simple traslado, sino que también había que hacer un acondicionamiento de los nuevos espacios, y eso añade algunas complicaciones. No obstante, antes de iniciar los trabajos de traslado hicimos un proyecto y, aunque después la práctica te obliga a desviarte de esas pautas iniciales, es una base fundamental para llevar a cabo los trabajos e incluso para solucionar imprevistos.

Como siempre, el problema es económico. Dada la situación económica teníamos un presupuesto limitado tanto para el traslado como para el acondicionamiento de espacios, y muchos trabajos no se han podido externalizar, lo cual ha supuesto un esfuerzo extra por parte del personal de la Biblioteca y del Archivo, así como para el resto del Museo, pero contamos con un personal muy implicado y eso favorece el desarrollo de este tipo de proyectos.

P: ¿Cuál es su valoración personal del Portal ArchivoyMemoria del que son promotores?

R: El Portal Archivo y Memoria nace con la idea de convertirse en un punto de referencia para la difusión y recogida de información sobre la construcción de la memoria histórica y sus fuentes documentales. Se viene nutriendo, fundamentalmente, de la producción emanada por las Jornadas que llevan su nombre. Anualmente recibe numerosas consultas y descargas de los trabajos de investigación que están “colgados”. El pasado año, celebramos su quinta edición para seguir compartiendo con archiveros, bibliotecarios, historiadores, antropólogos… nuestro interés por el patrimonio documental. Actualmente deberíamos estar preparando nuestra próxima cita para el próximo año, pero lo cierto es que, en estos momentos de recortes y bajos presupuestos, todo está en el aire.

P: ¿Para cuándo cree que se podrá tener acceso a la documentación del “Archivo del Duelo”?

R: En septiembre de 2010 se depositó en el Archivo Histórico Ferroviario del Museo el “Archivo del Duelo”. Este archivo etnográfico de los objetos depositados espontáneamente por los ciudadanos tras los atentados del 11 de marzo en Madrid, fue cedido por RENFE al CSIC para desarrollar un proyecto de investigación e interpretación antropológica. Una vez terminada la copia digital de toda la colección, su catalogación y la correspondiente base de datos, el acceso de la ciudadanía a estos fondos queda garantizado a través de su ingreso en nuestro Archivo. En todo momento se ha facilitado el acceso a cualquier persona que lo ha solicitado, dando respuesta a posibles demandas de la ciudadanía para la utilización de los mismos, como, por ejemplo, usos para otros proyectos de investigación, usos didácticos… si bien, “Archivo del Duelo” actualmente no tiene como finalidad la organización de exposiciones.

P: Están teniendo una gran aceptación los talleres que desarrollan los miércoles en el Museo del Ferrocarril, ya que dan a conocer sus fondos. ¿Cuáles son los próximos talleres que se van a realizar?

R: Si, la verdad es que despiertan bastante interés y sobre todo nos acerca a un público muy variado, no sólo los estudiosos del ferrocarril, sino que en cada sesión acuden estudiantes y profesionales de diferentes áreas, y eso propicia el encuentro y el intercambio con un público que enriquece nuestros puntos de vista. Para nosotros este tipo de actividades es una actividad fundamental, es una obligación, ya que se trata de devolver a la sociedad el patrimonio que, a lo largo de la historia ha sido depositado en la Biblioteca y en el Archivo. No se trata sólo de mostrar las colecciones, sino de dar un valor añadido y aportar nuestra experiencia sobre cuestiones concretas, para que en torno a ello se pueda producir un intercambio de ideas.

Por otro lado, el Museo colabora con la Universidad Carlos III de Madrid y esta actividad entra dentro del pasaporte cultural que realizan sus alumnos. El material que elaboramos para estos talleres se cuelga posteriormente en la página web del Museo, y así difundimos nuestras colecciones y creamos herramientas que puedan ser útiles para nuestro usuarios y colegas.

Los próximos talleres previstos serán el de Fuentes para la historia del trabajo en el ferrocarril, en mayo, y sobre las Revistas técnicas del siglo XIX, en junio. Las convocatorias se anuncian en nuestra página web y se envían a listas de distribución especializadas.

En los meses de julio y agosto no se realizarán talleres, pero en septiembre volveremos a organizarlos.

P: ¿Qué otras actividades se desarrollan o tienen pensado desarrollar para dar difusión a la documentación tan interesante que custodian?

R: Pretendemos continuar con estos talleres y además elaborar contenidos para difundir nuestras colecciones a través de nuestra página web.

Tanto la Biblioteca como el Archivo participan con la organización de actividades y exposiciones documentales o visitas guiadas, bien concertadas en aquellos interesados en conocer nuestro patrimonio documental ferroviario, bien en las fechas señaladas para el Museo, como la Noche de los libros, el Día de los Museos o el Día de Puertas Abiertas, etcétera. En general, el área de Documentación es un área transversal en el Museo, todas las áreas trabajamos en común y surgen propuestas muy diversas para colaborar. Con el departamento de Didáctica por ejemplo, hemos creado una biblioteca infantil ferroviaria o con el área de Investigación colaboramos y participamos en jornadas, congresos y publicaciones. En septiembre se va a celebrar el VI Congreso de Historia Ferroviaria en Vitoria y en noviembre se celebrará un encuentro internacional sobre historia del transporte, aquí en el Museo. Consideramos que esto es un punto muy acertado por parte de la Dirección del Museo, que propicia que la gestión de las actividades sea transversal para todas las áreas y eso es un acierto y un beneficio para todos.

P: ¿Cuál o cuáles se pueden considerar “las joyas de la corona” de su Archivo? ¿Y de su Biblioteca?

R: La mayor riqueza es la variedad de tipologías que se incluyen en nuestros fondos y colecciones. Nuestra Biblioteca es única por su especialización, además de los libros técnicos sobre el ferrocarril, destacaría la Hemeroteca, que consta de más de tres mil títulos de revistas especializadas, muchas del siglo XIX y principios del XX. También la Cartoteca, que cuenta con cuatrocientos mapas especializados en ferrocarril y transporte. El Archivo, por su propia idiosincrasia, conserva documentos únicos y exclusivos, y todos ellos son verdaderas joyas para el conocimiento del ferrocarril. Pero realmente y sin entrar en detalles, destacaría los libros de actas de las antiguas compañías privadas ferroviarias. Su valor legal e histórico, de información y de investigación, los hace extraordinarios.

En definitiva lo que destacaríamos, sin duda, es la diversidad de fuentes que poseemos.

Para concretar, tenemos en nuestra página web una sección denominada “Destacamos” que cada mes revela alguna de esas joyas que conservamos tanto en la Biblioteca como en el Archivo.

P: ¿Cómo creé que se encuentra la profesión archivística en la actualidad?

R: Creo que en busca de una identidad perdida. El cambiante entorno de los modos en que se produce la información y cómo se plasma esto en la documentación indica apunta que nuestro futuro profesional debe embarcarse en la nueva producción documental electrónica y no “perder el tren” para luego no tener que lamentar que exista intrusismo profesional.

P:  ¿Cómo valoraría la nueva norma ISO 30300 que se ha aprobado hace poco para su labor archivística?

R: En positivo, si bien hasta ahora las normas ISO relacionadas con la gestión documental no tenían el rango de Management System Standard (MSS), esto significa que incide en los requisitos a cumplir por cualquier sistema organizacional y así poder garantizar un funcionamiento orientado a la mejora continua. La evolución e incremento de documentos electrónicos y la legislación emergente en torno a la administración electrónica requieren una sistematización, por lo que la normalización es muy positiva.

P: En cuanto a la digitalización, ¿cómo están afrontando el Archivo y la Biblioteca este tema?

R: Pues la verdad es que otra vez las cuestiones económicas nos impiden hacer lo que nos gustaría y necesitaríamos. En la Biblioteca el fondo digitalizado no llega al diez por ciento de la colección. Poco a poco, con la reserva de algunos recursos de otras partidas presupuestarias, se van digitalizando colecciones concretas como la de cartografía o las memorias de las antiguas compañías. En el Archivo, durante años se ha reforzado la digitalización de sus fondos gracias a diversas subvenciones institucionales, que han permitido garantizar la conservación y acceso a aquellos documentos más valiosos o demandados.

Siguiendo nuestra política de servicios, en concreto el de reprografía viene realizando desde hace años la digitalización de documentos a demanda de los usuarios, es decir, cuando se solicita la reproducción de alguna obra se aprovecha y se digitaliza.

P: ¿Cuál cree que es el futuro que tienen los archivos y las bibliotecas en cuanto a adaptación a cambios tecnológicos?

R: Pues la adaptación profesional creemos que estaba siendo muy positiva, los profesionales se han adaptado bien a los cambios. En los últimos años se ha producido un desarrollo de cursos y de recursos tecnológicos que ha supuesto un gran avance. Pero, desafortunadamente, los recortes económicos que se están produciendo en este campo van a hacer que se ralentice todo, los trabajos técnicos, la formación de personal, la incorporación de nuevos recursos… y como el desarrollo tecnológico continúa, puede producirse una pequeña brecha en ese sentido. Afortunadamente creo que tanto en bibliotecas como en archivos los profesionales están muy interesados en desarrollar estos aspectos, tanto para su desarrollo particular como para la comunidad a la que atienden y, como siempre, se sacan adelante muchos proyectos y actividades.

Una vez más, esperamos que os haya resultado de interés esta doble entrevista en Documania 2.0 y esperamos poder seguir acercándoos los comentarios y experiencias de muchos profesionales que nos sirven de modelo para seguir avanzando en nuestra profesión.

Ana Cabanes y Raquel Letón han compartido con nosotros su experiencia y sus recomendaciones con nosotros y ahora es vuestro turno si tenéis preguntas que queráis que le hagamos llegar. Muchas gracias por compartirlo con todos nosotros.

Nosotros nos despedimos ya, hasta la próxima entrevista. Si quiereis ser los siguiente, os recordamos que podéis hacerlo poniendoos en contacto con nosotros…y sino ya os “localizaremos”😉

2 Respuestas a “Entrevista a Ana Cabanes y Raquel Letón

  1. Hey There. I found your blog using msn. This is an extremely well written article. I will be sure to bookmark it and come back to read more of your useful info. Thanks for the post. I will definitely return.

  2. Pingback: Noticias de bibliotecas | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s